Fases de una Tendencia

Dentro de la teoría de Dow y el Análisis Técnico pudimos distinguir el concepto de Tendencia del Mercado de Valores, mientras que uno da las preguntas fundamentales en este terreno era: ¿Cuándo empieza y acaba una tendencia? Como dijimos una tendencia era tanto más identificable cuanto más tiempo lleva formándose, así como tanto más ganaremos, cuanto antes sepamos identificarla. Pues bien, en este sentido la propia teoría diferencia entre tres fases dentro de toda tendencia primaria y cuyos parámetros son solo identificables y aplicables en el largo plazo. Por tanto debemos aprender a identificar las Fases de una Tendencia.

Fases de una Tendencia

Las fases de una Tendencia en el Mercado de Valores son:

Fase de Acumulación: Es la fase de una tendencia más difícil de identificar a priori, las malas noticias ya están descontadas y los primeros inversores empiezan a tomar posiciones en el mercado. Son los inversores más informados y cualificados los que suelen aprovechar esta fase de tendencia del mercado de valores, pues han hecho un buen análisis técnico, fundamental y macro para tomar sus decisiones. También las manos fuertes del mercado suelen empezar aquí a tomar sus primeras posiciones.

Fase Fundamental o de participación pública: Es la propia fase de la tendencia, esta es la fase que el inversor retail o principiante debe esperar coger. Funciona de una manera casi perfecta en todos los modelos tendenciales y es el mejor momento para posicionarse para ganar dinero en bolsa sin asumir mucho riesgo. Las noticias son de optimismo, y casi todos los valores están en tendencia alcista. Es el movimiento más amplio y duradero pero debe ser importante saber identificar la siguiente fase para no perder el rendimiento.

Fase especulativa: Es una de las fases más reconocible pero más peligrosas por la codicia. Todo el mundo habla de bonanza económica, el optimismo es desmesurado y ya nadie cree que pueda volver una crisis. No hay papel, el dinero está todo invertido y las burbujas son muy identificables. Los buenos inversores suelen ser cautos en este momento y se podría decir que cobra sentido aquella frase de Warrent Buffett: “Hay que ser codicioso cuando los demás son miedosos y ser miedoso cuando los demás son codiciosos”. Son los últimos inversores sin criterio ni formación los que acuden a esta fase del mercado alentados por los réditos de los demás. Mientras las manos fuertes empiezan a deshacer posiciones del mercado y se ponen en liquidez o se van a valores refugios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *