Productos que se Negocian en Bolsa

Hacer un artículo sobre los Productos que se Negocian en Bolsa es realmente difícil y ambiguo. El Mercado es enorme, la complejidad que han alcanzado los derivados financieros es aún mayor. Por lo que se podría escribir libros teorizando sobre esta cuestión. Nos centraremos por tanto en aquellos más utilizados y comunes, de forma que cubriremos la enorme mayoría de los que generalmente usamos. Por otra parte nos centraremos exclusivamente en los aspectos más importantes para que un principiante sea capaz de entenderlo sin perderse.

Productos que se Negocian en Bolsa

Productos que se Negocian en BolsaAprender a invertir en Bolsa con IG Markets

Ante esta cuestión sería interesante plantearse a que nos referimos por “La Bolsa” o “Mercado de Valores”. Estaríamos hablando de un ámbito que abarca mucho terreno. Clickando en el enlace anterior encontrarás una magnífica explicación sobre la bolsa.

Aquí nos conformaremos con resaltar que se trata de un mercado regulado en el que se negocian una serie de valores (que aquí explicaremos) de forma organizada. El precio de estos valores se forman en base a la oferta y la demanda que generan los dos principales agentes del mercado, compradores y vendedores.

Como ya hemos comentado, los Productos que se Negocian en Bolsa son muchísimos, más otro montón de derivados, por lo que nos centraremos en aquellos que más se utilizan para tener una visión general y sencilla del mercado.

Acciones

De los Productos que se Negocian en Bolsa son, sin duda, el activo por excelencia. El producto por antonomasia. Cualquiera que quisiera empezar en el Mercado de Valores debiera hacerlo con las Acciones, o como mucho con CFDs sobre Acciones. Son las mas sencillas de negociar, y las más accesibles a través de cualquier Bróker, Gestora o Banco.

En nuestra opinión, una de sus grandes ventajas, es su sencillez para ser entendidas. Dentro de los productos cotizados no suelen conllevar mucho riesgo y permiten dos vías de beneficio: La plusvalía y el dividendo.

También conocidas como Títulos o Valores, la compra de una acción supone la compra de una parte de una empresa. El valor de una empresa se subdivide en partes iguales y salen a la venta para la compra de sus inversores. Por ello, aunque realmente el valor de las acciones fluctúa por el efecto de la oferta y la demanda, también influye fuertemente el crecimiento de dicha empresa. Además, dependiendo del beneficio obtenido cada año por dicha empresa, se repartirá en forma de dividendos entre los accionistas de dicha empresa, en función de la política de reparto de dividendos de la empresa.

Índices

Lo cierto es que los índices No son Productos que se Negocian en Bolsa en sí mismos. Aunque si podremos comprarlos a través de productos derivados como son Futuros, CFDs o ETFs.

Por tanto como hemos dicho un Índice no es un producto en sí, si no información que se nos ofrece sobre un sector industrial, financiero… o zona geográfica determinada. Lo hacen a través de un cálculo promediado de la cotización de las acciones de una serie de empresas pertenecientes a dicho sector o zona geográfica.

Por ejemplo el Ibex 35 o el DAX 30 son índices que hacen referencia a las mayores empresas de España y Alemania respectivamente. El STOXX Europe 600 Financials nos informan sobre el sector financiero en Europa y el Nasdaq es el índice en el que cotizan las principales empresas industriales, sobretodo tecnológicas, en USA.

Divisa (FOREX)

Dentro de los Productos que se Negocian en Bolsa, el mercado de Divisa o comúnmente llamado FOREX ha aumentado su fama y negociación entre los pequeños clientes de una manera notable en los últimos años. Lo cierto es que no es un mercado apto para principiantes, y su negociación, normalmente asociada al apalancamiento financiero, debería ser usado solo para conocedores de la materia. Sin embargo tiene bondades que son aprovechables, ya que es un mercado muy líquido y que se comporta muy bien ante el análisis técnico, de ahí que sea muy usado por Traders profesionales.

Aprender de Bolsa con Admiral Markets

A pesar de lo que mucha gente cree, el patrón oro se desechó hace mucho tiempo, y hoy en día el valor de las monedas o divisas se determina por el efecto de la oferta y la demanda entre dos divisas o pares, al igual que una acción. Es decir, podemos aprovecharnos de la variación del valor entre dos divisas para sacar beneficio.

Como hemos comentado, es un mercado complejo, y haría falta mucho más que este sencillo glosario para entenderlo bien. Os invitamos a seguir visitando la web para saber más sobre él y poder operarlo a través del Análisis Técnico.

Materias Primas

Otro de los Productos que se Negocian en bolsa son las Materias Primas, al igual que el mercado Forex se ha puesto muy de moda. Es un mercado altamente especulativo, con mucha volatilidad, y de igual manera no es recomendable para principiantes.

Muchos Brokers Creadores de Mercado incitan constantemente a operar en estos mercados con alto apalancamiento y grandes comisiones, la forma más rápida de perder dinero. Solo es una opción recomendable para quienes sepan manejar muy bien el sector y el análisis técnico. Así mismo es imprescindible una correcta gestión del riesgo.

En el mercado de materias primas podemos encontrar activos tan conocidos como el Petroleo (existen varios tipos de petróleo, siendo el Brent y el Crudo los más comunes) o el Oro. También podemos encontrar trigo, soja, plata… el mercado de materias primas es muy grande. La forma más común de operarlos es en el mercado de Futuros, ETFs o con CFDs.

ETFs (ETPs)

Los ETFs son un producto de inversión en bolsa que se caracteriza por estar a mitad de camino entre las Acciones y los Fondos de Inversión. Básicamente son fondos de inversión que cotizan en bolsa como lo haría una acción. Los ETFs por tanto ofrecen a los inversores un doble beneficio, la liquidez de las Acciones y la diversificación de los Fondos.

Lo cierto es que son un producto novedoso y aún es difícil certificar de si son un buen o un mal producto, aunque como siempre, le diferencia fundamental estará en el uso que se haga de ellos. Lo que si es cierto es que el éxito de ellos se está haciendo patente, y parece estar dejando buenos beneficios a quienes los usan. Ni que decir tiene que es vital aprender e investigar sobre ellos si queremos negociarlos.

Es un vehículo de inversión relativamente parecido al mercado de futuros, aunque su forma de creación y negociación es radicalmente diferente. Inicialmente nacieron para negociar índices a través de cestas de acciones que los replicaban, pero con el tiempo se han creado una multitud tremenda de ellos. La compañía Lyxor es una de las mayores del sector en España que negocia este tipo de productos.

CFDs

De entre los Productos que se Negocian en Bolsa, después de las acciones, el CFD se está convirtiendo en el producto por excelencia, comiéndose al resto de derivados. Lo cierto es que en nuestra opinión es un arma de doble filo, puede ser tan bueno para quien sepa usarlo debido a su versatilidad, como arriesgado para el cliente “confiado” pues permiten negociar con extrema facilidad una enorme variedad de productos y además con alto apalancamiento financiero.

Los CFDs son Contratos por Diferencia y con ellos podemos negociar cualquier activo, como índices, materias primas, acciones… sin tener que comprar el activo en sí, solo ganaremos por la diferencia entre el precio de apertura y de cierre. Además el CFD nos permite operar con apalancamiento financiero (también se puede operar sin apalancamiento) y utilizar cortos (ganar cuando la bolsa sube). El CFD es un producto tan versátil que lo mejor es echar un vistazo a este artículo donde lo explicamos con más detalle.

Futuros

Se trata de un producto “sencillo” de utilizar pero muy difícil de explicar a nivel técnico para alguien que no tiene conocimientos sobre el Mercado de Valores, por lo que seremos prácticos.

Es un vehículo financiero muy utilizado por traders profesionales y que goza de muy buena fama entre quienes saben utilizarlo. Su mayor hándicap reside en que se precisa de montos relativamente altos de dinero para poder negociarlos (si se trabajan al contado). Además, como en cualquier derivado financiero es necesario de altos conocimientos para utilizarlos. Si queremos negociar estos productos con menos cantidades de capital lo mejor es utilizar un CFD sobre el Futuro, lo que implicaría mayor riesgo, pero que podemos medir y controlar a través de una buena gestión.

Al final, en la práctica, un Futuro suele usarse, sobre todo, para negociar Índices y Materias Primas. Es importante destacar que no estás comprando directamente el Activo (un índice por ejemplo) si no que el activo es el subyacente sobre el que operamos. Al comprar (o vender) un futuro lo que estamos haciendo es lo mismo que cuando compramos acciones, solo que a través de un contrato por el que en principio solo pagamos por el Futuro una garantía, y el monto total de la transacción se realizará en el “futuro” en una fecha de vencimiento dada. La forma de ejecución es complicada de entender para alguien que no conoce el mercado, pero a efectos prácticos se podría decir que estamos comprando Índices o Materias Primas a través de un producto financiero que se usa para ello, prácticamente igual que si estuviéramos comprando acciones.

Warrants

Solo lo nombramos para que sepan de su existencia debido a que en el pasado gozó de mucha negociación. Pero no perderemos tiempo con un producto financiero que ha demostrado ser extremadamente tóxico y que tan pocos resultados ha dado.

Solo es una opinión, pero desde nuestro punto de vista ninguna persona debería negociar con este tipo de productos. Si quieren saber más sobre ellos pueden echar un vistazo al siguiente enlace.

Opciones

Las Opciones (que no Opciones Binarias), son Productos que se Negocian en Bolsa que guardan cierto parecido con los Warrants. Cierto es que gozan de mejor fama y tienen un uso muy concreto para los especuladores con mucha experiencia. Sin embargo también debería ser un producto al que no debiera acercarse personas que comienzan en el mundo de la Inversión en Bolsa.

Al igual que los CFDs las Opciones Financieras permitan operar al alza (call) y a la baja (put) así como el apalancamiento financiero. Es cierto que el CFD ha canibalizado a la Opción Financiera por su sencillez y versatilidad, aunando las ventajas que ofrecen las Acciones y los propias Opciones. Sin embargo, estas últimas siguen teniendo algunas ventajas.

Cabe destacar su gran popularidad debido a que son un producto relativamente longevo dentro de los derivados y fueron muy novedosos para su época. Las principales ventajas de este son la posibilidad de ganar cuando la bolsa sube o baja y que la pérdida está limitada a la “prima” pagada por la opción.

Siendo lo menos técnicos posible diremos que, en una Opción, lo que haces es pagar una “prima” por la Opción sobre un índice, acción, materia prima… A partir de aquí:

  • Si has utilizado una Opción Call, esperando que el mercado suba. Ganarás la diferencia entre la subida del activo en el mercado menos la prima pagada por él. En caso contrario, nunca perderás más que lo pagado por dicha prima. Por tanto tu perdida queda limitada al pago de la prima.
  • Si por el contrario utilizas una Opción Put, esperas que el mercado baje. Ocurre lo mismo que en el caso anterior, salvo que en esta ocasión tus ganancias se derivan de la diferencia entre lo pagado por la Prima y la bajada del mercado (que ahora es a tu favor).

 

Opciones Binarias

NO es un Producto que se Negocia en Bolsa, si no “apuestas” sobre productos que se negocian en bolsa. En sí no tendrían por que ser malos, siempre y cuando se sepa que se está apostando y no invirtiendo. No son un producto que recomendemos a los clientes y puesto que somos inversores, no haremos mayor mención a las Opciones Binarias.